Cementerio de Olšany, Praga

El Cementerio de Olšany es el más grande de Praga y uno de los más grandes de la República Checa. Este cementerio fue construido en 1680 fuera de los límites de la ciudad para enterrar a las víctimas de la plaga de peste que asolaba Europa por aquella época. Cuando la peste golpeó de nuevo un siglo más tarde, el emperador José II lo convirtió en el cementerio oficial de la ciudad.

Actualmente, el cementerio de Olšany sigue funcionando pero no sólo para los dolientes. En el siglo XX una serie de elaborados monumentos en las tumbas de estilo art nouveau hizo del cementerio un lugar atractivo para los turistas.

Dejando a un lado lo pintoresco, la gente acude a Olšany para presentar sus respetos a sus seres queridos fallecidos, así como algunos personajes famosos de la historia checa. Una serie de actores, escritores y pintores están enterrados aquí, como son Jan Palach, el estudiante que se inmoló en protesta por la invasión de Checoslovaquia, o Pavel romana, una de las primeras celebridades en el patinaje sobre hielo.

Compartir